fresh menu leftfresh menu right
Frontpage Slideshow (version 2.0.0) - Copyright © 2006-2008 by JoomlaWorks
Friogan queda en proceso de liquidación y no va más por decisión de Supersociedades

 

Friogan queda en proceso de liquidación y no va más por decisión de SupersociedadesEl largo y espinoso camino que decidió recorrer la empresa Frigoríficos Ganaderos de Colombia, Friogan llegó a su fin. La Superintendencia de Sociedades dio por terminado el proceso de reorganización empresarial, tras el cúmulo de inconsistencias incumplidas por parte de sus responsables tras una oportunidad concedida en agosto de 2015 para reestructurar la empresa y dar cuenta de las acciones realizadas en los últimos años.

El problema es que todo lo sucedido con Friogan, en los últimos años, ha sido llevado por sus antagonistas a terrenos difíciles por cuenta de una supuesta persecución política que ha denunciado el presidente de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, José Félix Lafaurie, pero que él con sus actuaciones no ha podido demostrar en contrario porque en los últimos años, él ha utilizado el gremio para hacer política electoral hasta el punto de haberse nominado a una eventual candidatura presidencial que al final el mismo descartó cuando se vio al pie del abismo.

Lo cierto es que ahora, él y la Junta Directiva de Friogán, de la cual hace parte el gobierno a través del propio ministro de Agricultura, deberían de mostrar en donde estuvieron los errores administrativos que llevaron a Friogan de ser una empresa con enorme potencial económico y social que se nutría de recursos de los ganaderos obtenidos a través de la cuota parafiscal que se paga por la carne y la leche.

Desde 1973, cuando se freo la cuota de fomento ganadero, el exministro Hernán Vallejo Mejía, que también fue presidente de Fedegán, y quienes siguieron lograron nutrir sus arcas y acciones, y el gremio se consolidó de una forma tan fuerte que jamás cabían exporesiones de otros gremios ganaderos que desde siempre han cuestioinado las inequidades y errores de la ley, de los gobiernos de turno, pero sobre todo de la maquinaria aplastante que maneja el gremio.

Esta última administración de José Félix Lafaurie, con la de Jorge Visbal Martelo, que fue vinculado por presuntos vínculos con grupos paramilitares cuando era embajador en Perú, vendió la imagen de ser una organización omnipotente que todo lo contralaba, pero de un lado los manejos administrativos erráticos y las decisiones de intervención en política partidista fueron llenando la copa por tanta indelicadeza sin explicaciones debidas.

Pero más allá de esos temas episódicos, el tema se empezó a develar cuando el entonces ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo empezó a pedir cuentas detalladas sobre el manejo de distintas acciones y programas de Fedegan. Este de Friogan es uno de los varios casos que tienen ahora contra las cuerdas al presidente de Fedeagan, José Félix Lafaurie, intocable y dedicado a manejar con aire napoleónico un gremio que está por todos lados pero que si no fuera por la cuota parafiscal su margen de acción y trabajo le va a costar mucho para mostrar su autonomía. De hecho, de diciembre a la fecha, cuando se le notificó que no manejaría más la cuota parafiscal ha salido de entre 500 y 600 empleados, una cifra que no se puede precisar porque ellos mismos no la tienen.

Pero volviendo a Friogan, fue en las últimas horas que el juez de quiebras de la Superintendencia de Sociedades Nicolás Polanía, quien decidió la liquidación judicial de la empresa con más de 1.000 personas y sus familias dependen de forma directa e indirecta. Lo más preocupante es que Pablo Muñoz Gómez, promotor designado por el organismo, todo el proceso está colmado de falsedades y por esa razón pidió que se remita y compulse copias del proceso ante la Fiscalía General de La Nación para que se dé inicio a un proceso de fraude procesal.

Como liquidador se designó a Luis Fernando Arboleda, profesional inscrito en la lista de auxiliares de la justicia de la Superintendencia de Sociedades. Los acreedores de Friogan podrán presentar sus créditos al liquidador, allegando prueba de la existencia y cuantía del mismo, según señala el auto expedido por la Delegatura para Procedimientos de Insolvencia.

En respuesta al concepto, el gerente de Friogan, Armando José Daza, reclamó, con documentos en mano, que las afirmaciones del promotor eran irresponsables e irrespetuosas y volvió a hacer una exposición de motivos y decisiones que han sido cuestionados en distintas instancias. Otro tanto hizo el presidente de la junta de Friogan al señalar imprecisiones del promotor, del Ministerio de Agricultura y de Supersociedades.

La audiencia se realizó en Supersociedades y, fueron los voceros de Friogan los que argumentaron ruegos para que no se tomara la decisión, pero pocas explicaciones técnicas hicieron para demostrar lo actuado y mucho menos qué podrían hacer para recuperar la empresa, sino que siempre se refugiaron en señalar que todas sus actuaciones siempre las iban consultando al ministerio de Agricultura que tiene asiento en la Junta Directiva de la entidad.

Pero, además, llegó un momento en que trajeron a colación la existencia de un empresario dispuesto a invertir 100 mil millones de pesos en Friogan para salvar la inversión, pero la Súpersociedades no autorizó su intervención y siempre dijo que se necesitaba claridad para saber de dónde prevenían sus recursos.

El auto de la Supersociedades, con más de 30 decisiones, además de la liquidación, ordenó que el actual gerente Armando José Daza debe renunciar a su cargo, no sin antes presente un informe detallado de sus actividades al frente de la sociedad, previa liquidación de los contratos de trabajo de los empleados y si estos estén sindicalizados, hacer los arreglos del caso.

Para los representantes de la empresa, en liquidación, se paralizarán las actividades de las cuatro plantas de sacrificio, lo mismo que las suspensiones de los cargos a los empleados que reclamaron por la afectación de la actividad económica de los municipios donde Friogan tiene injerencia, mientras que los ganaderos tendrían que buscar otras plantas dónde sacrificar sus ganados.

El superintendente de Sociedades, Francisco Reyes Villamizar, recordó que “mediante este proceso se busca la liquidación pronta y ordenada del patrimonio del deudor” y señaló que aquellos contratos que tengan por objeto preservar el valor de la empresa como unidad productiva y fuente generadora de empleo, se seguirán ejecutando. La sociedad había sido admitida al proceso de reorganización mediante Auto 400-010330 de agosto de 2015, pero por la incapacidad e incumplimiento de demostrar como arreglaría

Durante la audiencia, se decretó el embargo y secuestro de todos los bienes, haberes y derechos de propiedad de Friogan, susceptibles de ser embargados. El superintendente de Sociedades, Reyes Villamizar, recordó que “mediante este proceso se busca la liquidación pronta y ordenada del patrimonio del deudor”.

Durante la audiencia que contó con la presencia de la Procuraduría General de la Nación y la Contraloría General de la República, no se presentó recurso alguno frente a la decisión.

Friogan, con domicilio en Bogotá, registra como objeto social principal y exclusivo La explotación de la ganadería y la industria de la carne en todos sus ramos, incluyendo la cría, el levante, la ceba y el sacrificio de ganado; el beneficio y la transformación de la carne y los subproductos de la ganadería; la industria frigorífica y de conservación de carnes y otros productos y subproductos de la ganadería y del ramo de alimentos; la industria de carnes frías, de embutidos y de conservas; y la comercialización en el mercado nacional e internacional de ganados y de productos y subproductos cárnicos; etc.

 


Potenciado por Joomla!. Designed by: business hosting private label reseller Valid XHTML and CSS.

Find us on Facebook
Follow Us